Cómo escribir cuentos para niños

Cómo escribir cuentos para niños

Mi edad no es una edad para dar consejos. Mucho menos consejos acerca de literatura y mucho, mucho menos, acerca de literatura infantil y de cómo escribir cuentos para niños. Digo esto porque creo que de todos los tipos de literatura, ha sido la literatura infantil la que ha planteado los asuntos más simples y al mismo tiempo más profundos de la existencia humana.

Permítanme simplemente compartirles ciertas ideas, que tal vez podrían ser útiles para quienes están interesados en escribir literatura infantil; ideas simples derivadas de mi quehacer y que tal vez podrían ser ideas de cómo escribir cuentos para niños.

Cómo escribir cuentos para niños

1. Salvarse del infantilismo

Una de las cosas de las que trato de cuidarme es del infantilismo en el lenguaje. Es decir, una cosa es la literatura infantil y otra es el infantilismo, que trata al niño como alguien que no puede entender o que es limitado de alguna manera. Jamás hay que subestimar las capacidades de los niños.

2. Escribir para sabios

Creo que, cuando se escribe para niños, hay que pensar que estás realmente escribiendo para sabios. ¿Como hablarle a una pequeña o a un pequeño sabio? Eso es lo complicado de escribir para niños. Tal vez sea el gran reto de la literatura infantil encontrar el tono apropiado para hablarle a tan venerables seres.

3. El tema puede ser cualquiera

¿El tema? Pues la vida. Los descubrimientos. Siempre hay un momento en la vida en que uno descubre las cosas por primera vez. Y creo que eso es lo que debe ser la literatura infantil: un tesoro, una fuente de descubrimientos para los niños. Entonces el tema puede ser cualquiera… cualquiera que sea la vida. Otros temas fuera de eso ¿le interesarían a un sabio?

4. Simplemente maravilla

Háblale a los niños de aquello en lo que realmente crees; de aquello que para ti es verdaderamente maravilloso. Y haz que sea tu propio asombro el que inunde los ojos de los niños. Si escribes de algo que no es asombroso para ti, difícilmente podrás asombrar a alguien, ni siquiera a un adulto. Para maravillar se vale todo: dale voz a los animales, dale vida a los objetos, crea nuevos mundos si es necesario. Si algo es pequeño, haz que sea muy pequeño. Si algo es grande pues descríbelo como gigante. Coloca una pata de más, o un tercer ojo si es necesario, pero cuando lo cuentes, cuéntalo de corazón, cuéntalo como contando tu verdad y poco a poco descubrirás cómo escribir cuentos para niños.

5. No seas místico en tu obra (especialmente si no eres místico)

Yo particularmente descarto los temas que tienen que ver con superhéroes, fantasmas, dioses, incluso los ancestrales. Nunca me he sentido bien hablándole a los niños de esas cosas en las que yo no creo; siempre me ha parecido un tanto inmoral. Con los niños hay que ser honestos y no es justo hablarles de cosas o incluso de valores en las que realmente no creemos.

6. Sé libertario en tu obra (si eres libertario)

Pero si en cambio eres libertario, antiautoritario, haz que tus cuentos hablen de lo que eres. Haces un gran favor al mundo haciendo historias libertarias. Haces un gran bien dando al mundo menos obediencia y más rebeldía. No te de miedo hablar de la libertad en tus cuentos. Afuera hay muchos adultos con miedo a la libertad que rodean a los niños. No seas uno más. Es posible que tus cuentos ofendan a algunos de esos adultos o digan que tus cuentos son muy fuertes para un niño. Pero te tengo una buena noticia: a los niños no les ofende la libertad.

7. No busques adoctrinar

Los cuentos adoctrinadores son un fracaso. Son terribles… Incluso así su mensaje tenga una buena voluntad y esté disimulado entre los vericuetos de la historia, un lector medianamente crítico podrá saber para qué fue escrito un cuento. Por ejemplo… libros para aprender a ir al baño… libros para amar a Dios… libros para aprender el nombre de las vocales, etc. Funcionan bien como cartillas educativas… pero están lejos de ser literatura infantil. En síntesis: no adoctrines, simplemente cuenta y poco a poco descubrirás cómo se escriben cuentos para niños.

8. No tengas miedo de borrar

Para saber escribir hay que saber borrar. Escribe y borra todas las veces que sea necesario. La escuela hace especial énfasis en escribir… pero poco en borrar. Y es fundamental hacerlo. Cambia el orden, mueve, pasa de adelante a atrás, parafraséate. No siempre es mejor como lo escribiste por primera vez.

9. Aléjate un tiempo

La masa se deja reposar para hacer un buen pan. Cuando escribas dale de un tirón hasta donde puedes.. si no te da más no escribas más. Espera. Regresa al texto cuando consideres necesario y léelo como si fuera la primera vez que lo lees. Si eres capaz, olvida que tu mismo lo escribiste.

10. Cuenta tu propia historia

Lee en voz alta. Si es posible, grábalo como si algún narrador lo contara. Y esto es muy
importante: si no fluye la lectura en voz alta, mucho menos fluirá la lectura silenciosa. Reescribe, quita lo innecesario, depura y agrega donde falta. Cuenta la historia a otros sin leer el cuento. Una buena historia se puede resumir como a veces le cuentas una buena película a alguien que no la ha visto.

11. Cuando termines de escribir…

Cuando sientas que terminaste, comienza otro cuento, como Cherezada contaba sus historias para no morir. Sigue escribiendo por mil y una noches o más.

Espero que estos consejos de cómo escribir cuentos para niños resulten útiles para todos aquellos que estén interesados en dedicar su tiempo y labor a la literatura infantil.

Photography by: JeremyOK. Flickr. Creative Commons.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados